miércoles, 26 de octubre de 2016

03, 01, 1. Los recursos naturales.




De entre los recursos productivos, en los últimos años están adquiriendo un gran protagonismo los recursos naturales, o factor productivo Tierra. Durante siglos se pensó que la actividad humana jamás podría acabar con los enormes recursos que tiene la Tierra, nuestro planeta. Sin embargo, en los últimos tiempos (y en especial tras el estreno del documental "Una verdad incómoda", del exvicepresidente de EEUU y Premio Nobel de la Paz  Al Gore), se viene evidenciando que esto si que está ocurriendo. 




Aquí puedes ver el documental entero en Español. Aunque por supuesto también hay quien lo critica.

Por ello es importante hablar de un concepto fundamental: la Huella Ecológica.  En la Wikipedia se define como "el área ecológicamente productiva (cultivos, pastos, bosques o ecosistemas acuáticos) necesarios para generar los recursos necesarios y además para asimilar los residuos producidos por cada población de forma indefinida». El objetivo fundamental de calcular las huellas ecológicas consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y, compararlo con la biocapacidad del planeta. Consecuentemente es un indicador clave para la sostenibilidad


Su gran ventaja es que permite hacer comparaciones: si dividimos el espacio bioproductivo del planeta entre el número de habitantes, tocamos a 1,8 hectáreas. Pero, por ejemplo, la huella ecológica del consumidor medio de España es de 5,7 hectáreas. La de un estadounidense es de 9,4 hectáreas. La de los países menos desarrollados está por debajo de 1 hectárea, ostentando el mínimo, con 0,5 hectáreas, Haití y Afganistán (puedes consultar la tabla completa aquí). 


Eso significa que, si todos los habitantes del planeta consumieran, por ejemplo, como los españoles, harían falta 2,5 planetas como la tierra. Y eso pronto sucederá, con el crecimiento de los países en vías de desarrollo, especialmente China e India, países con un gran potencial de crecimiento y que entre los dos reúnen más de un tercio de la población mundial. Por ejemplo, lee esta noticia: El coche más barato del Mundo revoluciona el mercado indio (aunque finalmente no fue un éxito). 

Y entonces, ¿Qué se puede hacer? Una posible solución es que los países del Sur (en vías de desarrollo) no sigan creciendo. Injusto e inviable. La alternativa: que los países del Norte (desarrollados) decrezcan. No necesariamente bajando nuestra calidad de vida, sino siendo más eficientes, o sea, produciendo los mismo con menos recursos y generando menos residuos. Aquí tienes una noticia que demuestra que es difícil, pero posible: El consumo energético de España retrocedió a los niveles de 2004.

Como curiosidad, dos test para medir tu huella ecológica:

Por último, te dejo aquí la charla de dos productos de la tierra que han tenido vidas muy diferentes:


1 comentario:

Lorena Mateo dijo...

¡Que bueno el video Charo!:)Muy divertido y explica muy bien las diferencias entre productos ecológicos y productos genéticamente tratados.