lunes, 17 de octubre de 2016

2, 3, 2. El sistema de economía de planificación central.


En 1917, la Revolución Rusa acabó con el régimen Zarista en la antigua Unión Soviética (seguro que habéis visto la película "Anastasia". Ha sido criticada por su escaso rigor histórico y de hacer propaganda anticomunista, pero es una película preciosa...) para crear el primer Estado Comunista del mundo, inspirado en las ideas de Karl Marx. Hace siglo y medio, el "Manifiesto Comunista" recomendaba a los trabajadores romper las cadenas para unirse al movimiento. Hoy habría que romper las cadenas que que nos tiende el consumismo, aunque nos las atemos voluntariamente.


Aquí puedes leer la anécdota
 del famoso violonchelista
Rostropovich y el Muro de Berlín.
Se considera el 9 de noviembre de 1989, día de la caída del muro de Berlín, como  la fecha del fracaso de las economías de planificación central. Os incluyo un especial de El Mundo que se publicó en 2009, con motivo del 20 aniversario de este acontecimiento histórico:

Ya se ha cumplido también en 25 aniversario,  que se celebró por todo lo alto.

Y para completar la información, como no, la wikipedia.

Aquí podéis ver un vídeo que muestra que El Muro era algo más que un muro: 




Hay una película muy graciosa que narra los hechos que rodearon la caída del Muro. Se llama "Goodbye Lenin", y os dejo un trailer: 




Y a continuación la película entera, a ver a quién le interesa y quiere verla:





Un último recurso para leer sobre todo esto. George Orwell nos proporciona una  crítica al sistema comunista en forma de fábula (cuento protagonizado por animales), en su novela "Rebelión en la Granja". Con un lenguaje muy sencillo, George Orwell nos narra  los años que transcurren entre 1917 y 1945 en la antigua Unión Soviética, cuna experimental del comunismo. De este modo, Trosky, Stalin, Lenin tienen su papel en la historia como los cerdos que mandan en la granja. Hitler y Churchill, como los propietarios de las granjas vecinas. 
Este libro, editado durante la 2° guerra mundial, tuvo en su tiempo numerosos problemas de crítica y censura, ya que en aquellos momentos la Unión Soviética era aliada de Inglaterra y no se deseaba crear tensiones entre los gobiernos ni dudas entre la población. Se dice que si hubiera elegido otros animales en lugar de los cerdos no hubiera tenido tantos problemas. Orwell perteneció al partido comunista, estudió sus doctrinas y sabía perfectamente lo que estaba pasando en Rusia, y mientras sus colegas le negaban la razón y le criticaban, él insistía en sus convicciones, que puso por escrito, aunque con un estilo muy diferente.

Orwell acierta en todas sus previsiones, sus teorías se mostraron ciertas con el paso del tiempo y las analogías hechas, acertadas.
Aquí puedes leer el libro, que también te podemos prestar en papel en el departamento:


Y aquí puedes ver la película de animación que se hizo con el texto de la novela:



Algunos países han ido evolucionando hacia la apertura. China es un buen ejemplo, que ha evolucionado hacia un sistema de economía socialista de mercado:

A finales de la década de 1970 del siglo pasado, China procedió a reformar su sistema de economía planificada. En 1978, adoptó en las zonas rurales el sistema de responsabilidad por la contratación remunerada en función de la producción de cada familia; en 1984, las reformas se extendieron a las ciudades; y en 1992, China definió la meta de las reformas de establecer un sistema de economía de mercado socialista.

Hay varios documentales sobre el cambio que se está produciendo en China hacia la economía de mercado. Por ejemplo, os recomiendo "Good bye Mao" y "El gran cambio en China". Ambos están en You tube.

Eso me recuerda que el ascenso de China es un proceso de ida y vuelta:


También conviene recordar que regímenes de planificación central o totalitarios los ha habido de todos los signos, no sólo de izquierdas, en ocasiones ligados a movimientos religiosos o militares (España con Franco, Italia con Mussolini, Chile con Pinochet, los regímenes islámicos, etc).

Pero lo más importante es que recordemos que el fracaso de las economías de planificación central no significa el triunfo de las economías de libre mercado, que en realidad nunca han existido en su estado puro. Las que han proliferado son las economías mixtas, que estudiaremos a continuación, y que incluso se ponen en duda en estos tiempos de crisis del estado del bienestar.

No hay comentarios: