lunes, 10 de octubre de 2016

02. 02. 3. Principio del beneficio.

En una economía de mercado, las empresas tratan de obtener el máximo beneficio, y para ello intentan vender al precio más alto posible, con los costes másbajos posibles. Pero deben contar con los deseos de los consumidores, y con la oferta de los competidotes. 

Por ello, asumen un riesgo, que puede terminar en ganancias, muchas ganancias, pero también en  pérdidas. Y cuando se da este caso, las empresas que peor lo han hecho quiebran, salen del mercado y dejar el negocio a las que lo han hecho mejor. Schumpeter hablaba del proceso de destrucción cretaiva como la característica fundamental de las economías de libre mercado. Se trata de un proceso de innovación continua en el que las nuevas formas de hacer las cosas desplazan a los procesos y productos anteriores, generando una  mayor riqueza, que evidentemente se distribuye de forma diferente (ganan más las empresas innovadoras, se arruinan las que se han quedado obsoletas). 

Tenemos cientos de ejemplos a nuestro alrededor de productos innovadores que han desplazado a otros, mercados que han aparecido, crecido, saturado y estancado: los gimnasios, los productos de alta tecnología (por citar los últimos, el ebook, los marcos digitales o los tablets, Watsapp frente a los SMS), los negocios de cuidado de las uñas, de depilación eléctrica...


    

   


En actividades físico-deportivas hay una continua renovación: aerobic, step, Yoga, Taichi, spinning, aquaerobic, aquaspinning, pilates, GAP, cangoo, el padle  o el zumba dance.


    

Todos ellos son ejemplos de mercados en los que los primeros han obtenido grandes beneficios, pero luego la entrada de nuevos competidores ha hecho bajar los precios, reducir los precios y dejar en el mercado sólo los más eficientes.


Vamos a ver dos ejemplos recientes de como funciona elprincipio del beneficio en  la economía de mercado.

El año pasado  se conoció una noticia que por su desenlace es muy llamativa.
Trabajadores de Air France les arrancan las camisas a los directivos de la compañía.




Resulta que la compañía atraviesa dificultades económicas por la competencia que les ha surgido con las aerolíneas "low cost". Entonces lanzaron a los pilotos la propuesta de trabajar una hora más, para poder recortar las pérdidas (reducir gastos), ya que cobran mucho más que los pilotos de otras compañías, pero la propuesta fue rechazada. Como consecuencia,  iban a despedir a 2.900 trabajadores, pero la reunión fue interrumpida por un grupo de trabajadores que dejaron  a los directivos con la ropa hecha jirones.

Si la compañía no consigue ser más eficiente, con esta u otras medias, tendrá que cerrar. Y al final serán todos y no algunos de los trabajadores los que se queden en paro.

¿Injusto? Si. Pero, ¿Alguien ha podido hacer un viaje maravilloso gracias a haber encontrado un chollo de vuelo...?  ¿...?

El otro caso es el del diagnóstico de enfermedades con teléfonos móviles, que puede revolucionar la medicina y mejorar las condiciones médicas del 3º mundo, pero también provocar la quiebra de las empresas que fabrican costosísimas máquinas de diagnóstico. 

Pero si no se le dejara a la economía evolucionar, seguiríamos utilizando los motores de vapor.

No hay comentarios: