martes, 17 de enero de 2017

07. 07. 4. La prima de riesgo.

En este apartado del libro se habla de la prima de riesgo de la deuda pública, pero lo cierto es que el concepto de que paguen más los que tienen más riesgo se aplica a todos los préstamos que concede un banco:

y a cualquier otra situación en la vida. como los seguros de vida (y en ese caso depende de la edad, actividad física, sedentarismo, enfermedades crónicas, estilo de vida...)  y  a los de coche (edad, situación familiar, hábitos de conducción, etc. El sexo, ya no.). Y si la compañía se entera que has engañado, pierdes el derecho a cobrar las indemnizaciones que te correspondan.


Respecto al riesgo de los particulares, depende de las garantías de devolución que ofrezca la persona o entidad a la que se concede el préstamo. Dado que las empresas o personas que previamente han dejado dinero sin pagar tienen más probabilidades de volver a hacerlo, en España hay registros de morosos, en los cuales se incluye a las personas (a veces por error) que tienen deudas impagadas, aunque sea un recibo devuelto. Estar incluido en uno de ellos puede condicionar la concesión de un préstamo o que el tipo de interés que haya que pagar sea mayor. Para salir de ellos hay que pagar las deudas pendientes y solicitar su exclusión de la lista. Puedes leer más sobre los ficheros de morosos en este enlace.

Una explicación en este vídeo:



Tiene otra explicación en este enlace: es la diferencia entre el tipo de interés de las Obligaciones a 10 años de Alemania, que sirve de referencia, por considerarse el más seguro, y las obligaciones a 10 años del resto de países de Europa.  No parece normal que, con los riesgos de devolución de la deuda pública española, su rentabilidad esté en mínimos históricos



O, ¿quién prestaría dinero a Grecia si en los 18 años que lleva en la Unión Européa NUNCA ha cumplido su objetivo de déficit? ¿quién va a confiar en que algún día tenga dinero de sobra para pagar lo que debe?

La polémica surge porque los que determinan el riesgo de devolución son las agencias de calificación (para leer más sobre ellas, pincha aquí), que reciben sus ingresos de las propias entidades calificadas, por lo que muchas veces no son independientes, y en ocasiones se equivocan provocando catástrofes económicas, como ocurrió en el caso de Lehman Brothers.

Para la polémica, la decisión de Manuela Carmena: rescindir el contrato de las agencias de calificación, lo que va a permitir ahorrar al Ayuntamiento 120.000 €. 

Tradicionalmente, los libros de economía argumentaban que los tipos de interés no pueden bajar de cero. Pero esta crisis está reescribiendo todas estas teorías: Tipos de interés negativos.

Otro ejemplo de riesgo y rentabilidad, en este artículo: la reventa de entradas.

No hay comentarios: