lunes, 27 de febrero de 2017

09. 02. 2. La bolsa de valores.

La primera Bolsa de Valores del Mundo fue la de Amsterdam. Pero sin duda la más famosa es la de Nueva York, situada en pleno Manhatan,  en Wall Street. Os cuento un poco de su historia:
El nombre de la calle deriva del hecho de que durante el siglo XVII, constituyó el límite norte de Nueva Ámsterdam. Allí, los colonos holandeses construyeron en 1652 una pared de madera y lodo. La pared significaba una defensa contra el posible ataque de los indios Lenape, colonizadores de Nueva Inglaterra (aunque las malas lenguas dicen que era para que no se escaparan los esclavos). La pared fue derribada por los británicos en 1699. Aunque la muralla desapareció el nombre de la calle sigue recordándola.
A finales del siglo XVIII, existía un árbol justo al pie de la pared, donde los intermediarios financieros y especuladores se reunían para comerciar informalmente. Este fue el origen de la Bolsa de Comercio de Nueva York.

En la Bolsa se distingue el mercado primario y secundario:
  • MERCADO PRIMARIO O DE EMISIÓN: Las empresas que necesitan financiación, ofrecen parte de su capital social, en forma de acciones, a inversores, que así pasan a ser propietarios de la empresa. Un ejemplo de una empresa que solicitó salir a cotización en la Bolsa de Valores,  para financiar un plan de expansión internacional, es Imaginarium (es una noticia antigua. pero que me encanta por la conexión emocional que creo que tenemos todos con esta tienda).

¿Os acordáis cuando os pasó esto por primera vez




















  • MERCADO SECUNDARIO O DE NEGOCIACIÓN: O mercado de segunda mano, entre particulares. El Mercado Continuo (sistema de negociación de valores a través de Internet) ha acabado con los corrillos en el Parqué de la Bolsa Madrileña. Pero en otros mercados los mantienen como cuestión de márketing.

























El mercado continuo es criticado porque los brokers ponen unas alarmas por las que el sistema vende automáticamente cuando los valores pasan de una franja de seguridad. Ello hace que en ocasiones se venda masivamente sin causa justificada o incluso por error. De forma que esta es la imagen del pánico en los mercados hoy en día:




Hasta hace unos años íbamos todos los cursos de visita con los alumnos de economía a la Bolsa de Madrid. Hace un par de años lo sustituimos por la visita a la Audiencia Provincial.


A continuación os dejo información sobre la bolsa de Valores:

- Una guía publicada por La Comisión Nacional del Mercado de Valores sobre los "Derechos y Responsabilidades de los accionistas" y mucha información más. En la página de la CNMV también puedes encontrar mucha más información. 
- El enlace a la página de la Bolsa de Valores de Madrid, en la que puedes encontrar mucha información, como su historia, las condiciones que debe cumplir una empresa para cotizar, estadísticas, publicaciones, la cotización de todas las empresas, y por supuesto, la evolución delIBEX 35, su principal índice. Y como se incluyen o excluyen empresas.

Si se decide invertir en la Bolsa de Valores comprando acciones de renta variable, se pueden obtener ganancias por dos conceptos: 


1º. Las empresas pueden repartir Dividendos: cuando tienen beneficios, parte deben guardarlo en forma de reservas (ahorros), pero el resto lo reparten entre sus accionistas.

2º. Por otra parte, al vender las acciones en el mercado secundario, estas pueden tener un valor mayor o menor que cuando se compraron. En el primer caso obtenemos una plusvalía, en el segundo una minusvalía. Pero dicha ganancia o pérdida no se produce hasta que se vende la acción. Por tanto nadie gana dinero ni se arruina invirtiendo en bolsa hasta que necesita vender las acciones. En caso contrario, simplemente esperando, los valores suelen recuperan su valor.

El ejemplo más reciente, de ayer mismo: Snapchat debuta en bolsa con una subida del 48%.
Los que invierten en Bolsa para lograr una plusvalía son tachados frecuentemente de especuladores. Pero hay quien les defiende, alegando que ellos no provocan los problemas financieros, solo los detectan, y tienen una importante función, ya que que suavizan los ciclos económicos, asumen riesgos, aportan liquidez... y alegan que lo que no se debe permitir es que especulen los que tienen información privilegiada o la oferta y demanda están manipuladas, ya que pierde la justificación ética de la obtención de beneficios, que es la de asumir el riesgo. Por eso, en estos momentos que vivimos, debemos recordar a nuestros gobernantes que los especuladores deben soportar las consecuencias de ese riesgo por el que optaron.

Otro ejemplo reciente: No hay inversión segura. El caso de las obras de arte.

Pero, por si todavía tienes dudas, tienes que saber que también se pueden hacer inversiones éticas. Hay personas que a la hora de invertir no piensan solo en ganar dinero, sino también 
en el de la de la sociedad o del medio ambiente. No aceptarían invertir en empresas que contaminan, que no respetan los derechos de los niños o que venden armas, pero a veces es difícil para un inversor normal reconocer estas empresas. Por ello, existe la posibilidad de canalizar los ahorros a empresas que han optado por un comportamiento ético. Además, con frecuencia estas inversiones ofrecen  una rentabilidad similar o incluso mayor que los fondos tradicionales. Y también tienen sus propios índices.

También hay deportistas que cotizan en bolsa: hasta ahora ya lo hacen los clubes de fútbol, sobre todo británicos, alemanes y portugueses. Incluso hay un índice que refleja la cotización de todos los clubes que cotizan, que se llama Dow Jones Stoxx Europe Futbol. Pero  el piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton fue el primer deportista en cotizar de forma personal.













Para leer mucho más sobre la historia de la bolsa y más cosas interesantes, pincha aquí.

No hay comentarios: