martes, 28 de abril de 2015

2, 2. El crecimiento económico.



El libro pone mucho énfasis en el crecimiento económico. Pero, como ocurre con casi todo en economía, no todos están de acuerdo en las bondades de este crecimiento. Muchos teóricos han alertado sobre la inviabilidad de este modelo a largo plazo. Como ya anticipamos al hablar de Huella Ecológica, nos recuerdan que si sigue el actual ritmo de crecimiento (el 2% anual), y cuando los 2.500 millones de habitantes de China y la India (el 40 % de la población mundial), países en rápido crecimiento, se suban a nuestro ritmo de consumo,  harían falta 2,5 planetas para que todos viviéramos como nosotros. Y  en el año 2050 harían falta 30 planetas como la tierra. Como parece que la exploración espacial no va a ir tan rápido, la única solución si no nos queremos extinguir es el decrecimiento económico:


Una primera introducción al tema, en la Wikipedia.
Un enfoque cercano: Decrece Madrid.
Un blog con toda la información sobre decrecimiento.
Y para los que quieren practicar su inglés, Degrowthpedia.


Y por último, esta entrevista a Serge Latouche, que fue uno de los primeros que habló del decrecimiento:





Simplemente dejadme terminar con una reflexión: en Europa, el Producto Interior Bruto en 200 años se ha multiplicado por treinta. Y yo me pregunto: ¿somos ahora treinta veces más felices?  

No hay comentarios: