martes, 9 de diciembre de 2014

8, 4.Las externalidades.





Como describe en el vídeo de animación anterior, siempre se ponen ejemplos de externalidades negativas en la producción  relacionadas con el medio ambiente, y la solución de los gobiernos, la política medioambiental. Pero lo cierto es que hay muchos ejemplos a nuestro alrededor de regulaciones estatales para evitar las externalidades negativas, también en el consumo. Una de la que no deja de hablarse, la comida basura y los alimentos azucarados que producen obesidad. La solución, gravarles con más impuestos para desincentivar su consumo.

Recomiendan darles el mismo tratamiento que al tabaco, para recaudar más impuestos con los que pagar los inconvenientes que generan (gasto en sanidad).

Otros ejemplos son las basuras tras un botellón  (y para evitarlo se ponen multas), el ruido de una discoteca o  el vagón sin ruido  en los trenes (o el vagón sin catalanes).

El curso pasado por estas fechas, de lo que estábamos hablando era de Eurovegas  (aunque también tiene sus defensores)

Y como hay que ser optimista, también hay externalidades positivas, tanto en la producción (el caso del apicultor y los agricultores, con sus panales móviles, muy de actualidad ahora por la reducción de la población de las abejas) como en el consumo (los productos de higiene personal, la enseñanza superior, la restauración de edificios, las vacunas...).

Pero hay que andarse con ojo, que las externalidades positivas se pueden convertir en negativas, como los antibióticos.

No hay comentarios: