jueves, 11 de mayo de 2017

13. 07. 3. ¿Por qué no se hace la política fiscal para fomentar el crecimiento?

La política fiscal expansiva ante las recesiones económicas tiene varios inconvenientes. Como hemos visto, genera déficit público. Además, tardan en ponerse en marcha (ya que los políticos tienen que ponerse de acuerdo) y tardan en hacer efecto (a veces su efecto se produce cuando ya ha empezado la recuperación y es contraproducente). Incluso cuando se produce el efecto deseado, es difícil decir hasta que punto es debido a esa política. Por ello, es más aconsejable hacer políticas para fomentar el crecimiento a largo plazo, o la política fiscal estructural. Sin embargo, tampoco se hace. ¿Cuales pueden ser las razones?

Lo más fácil es decir que no hay dinero. Pero a veces tampoco hay voluntad. Hemos hablado ya de ello al discutir sobre los inconvenientes de las economías mixtas: el cortoplacismo de los dirigentes políticos, que sólo buscan maximizar sus votos a corto plazo (una legislatura), la corrupción, la falta de competencia, la actuación de los grupos de poder... En resumen: se está haciendo lo que los anglosajones llaman Crony Capitalism  o capitalismo clientista . Otros lo llaman capitalismo de amiguetes, y hay quien lo "españoliza" y lo llama Capitalismo choni. Lo que  está claro es lo que significa: se toman decisiones no para mejorar la gestión, sino para favorecer a amigos, familiares, compañeros de partido...



Dos ejemplos: Las privatizaciones y el rescate de empresas:

La teoría económica dice que la gestión privada es más eficiente que la pública, aunque genera más desigualdades. Se trata de alcanzar un punto intermedio que sea óptimo: cuando hay mucha pobreza, parece justo sacrificar cierta eficiencia para lograr más igualdad... y llegado un nivel de necesidades primarias cubiertas, podemos sacrificar algo de igualdad para lograr más eficiencia...  Actualmente estamos viviendo una racha de privatizaciones en sectores que son fundamentales para garantizar el bienestar y la igualdad de los ciudadanos, como los suministros, la sanidad o la educación. Esto debería significar una mejora en su funcionamiento, pero sin embargo, de momento estas medidas no están dando ningún resultado. Tan sólo están contribuyendo al aumento del déficit público, porque no se están haciendo con criterios de eficiencia sino de amiguismo.

Por otra parte, la esencia de las economías de libre mercado es que si una empresa hace bien las cosas y la economía es favorable, gana dinero. Pero si no es así, tiene que cerrar y perder dinero... es doloroso, pero es eficiente. Hace que sobrevivan las empresas que hacen mejor las cosas. Pero eso tampoco está ocurriendo así. Tenemos muchos ejemplos a nuestro alrededor de empresas que han hecho mal su trabajo, y no se han dejado quebrar, sino que se han rescatado (con nuestros impuestos): bancos, autopistas, empresas, otras empresas... Y, ¿por qué esas empresas y no las miles de pequeñas constructoras que han quebrado desde el inicio de la crisis? Eso se llama socializar pérdidas, pero previamente no se han socializado las ganancias.

En este artículo hay una interesante explicación utilizando una similitud con los cinturones de seguridad de los coches .

Sin embargo, os dejo aquí el ejemplo de 4 países (o Estado) que se propusieron cambiar de modelo productivo y lo consiguieron:

Corea del Sur.
California.
Taiwan.
Israel.

En todos ellos, el proceso pasa por dignificar la educación y el trabajo de los profesores... justo lo contrario de lo que se está haciendo en España imponiendo una ley educativa para derogarla antes de haberse implantado totalmente : (

No hay comentarios: