lunes, 8 de mayo de 2017

13. 8. ¿Se pueden evitar (o reducir) los ciclos económicos?

El comienzo de una recesión se caracteriza porque tanto precios como salarios son muy elevados. Con el cambio de tendencia, la gente empieza a ano querer comprar y las empresas a no querer contratar  a esos precios. 

Para los economistas clásicos, una recesión económica se soluciona automáticamente con un descenso de los precios y de los salarios. Al bajar los precios, aumentará la demanda hasta absorber todo el exceso de oferta de bienes. Al bajar los salarios, habrá menos trabajadores dispuestos a trabajar. El único papel que debería tener el Estado es el de fomentar la competencia entre las empresas y trabajadores para que los precios y salarios  equilibren la oferta y la demanda lo más rápidamente posible. Según la escuela Austriaca, los ciclos serían saludables y permiten que las diferentes variables económicas se ajusten, que la economía se sannee y sa más eficiente. Por lo tanto, se debería dejar que ocurran. 


Los economistas keynesianos coinciden con los clasicos en que el exceso de oferta en los mercados de bienes y de trabajo podr'ia solucionarse con una bajada de precios y de salarios. Pero sostienen que eso no va a suceder porque son inflexibles a la baja> suben con mucha facilidad pero hay muchas protestas cuando tienen que bajar. En lugar de bajar los precios, las empresas reducen la producción, y en lugar de bajar los salarios, despiden trabajadores

Por tanto, mientras bajan los precios y los salarios pasan años en los que la falta de ventas y el desempleo reducen el bienestar de la población. El gobierno no puede quedarse de brazos cruzados frente a la crisis y debe actuar mediante políticas fiscales y monetarias compensando el consumo que los agentes privados no están haciendo.

Según los keinesianos, el remedio es aumentar el consumo en épocas de recesión (mediante políticas fiscales o monetarias expansivas) y reducirlo en las de crecimiento (mediante las políticas contrarias).  

No hay comentarios: