lunes, 3 de abril de 2017

10. Efectos de la deflación.

Ya ha quedado claro lo mala que es la inflación. Entonces, cabría pensar que la deflación es buena.ya que si todo nos costara menos, podríamos comprar más cosas y vivir mejor, sobre todo ahora que los salarios están bajando en España...  Pues, para no variar, hay opiniones para todo. En esta entrada vamos a discutirlo.

Al igual que en el libro explica los efectos de la inflación, utilizamos el mismo esquema para estudiar los efectos de la deflación:

  • Deflación esperada:  
1º. Riesgo de entrar en una espiral deflacionista: se aplazan las compras en espera de precios menores, por lo que las empresas despiden aun más trabajadores: las expectativas influyen en las variaciones de precios.

    2º. Se reducen los beneficios de las empresas. Esto se puede considerar un inconveniente porque las empresas que no tienen beneficios despiden a sus trabajadores, pero, como no podría ser de otra forma, hay quien piensa en esta situación vendría bien,  ya que ahora son elevados, y permitiría que sigan en el mercado sólo las más eficientes. Un poco de deflación no nos vendría nada mal.

    3º. Las Autoridades Monetarias se quedan sin recursos para combatirla. Cuando hay inflación, el banco Central sube los tipos de interés.Cuando hay deflación debería bajarlos... pero cuando llegan al 0%, se quedan sin recursos. Aunque recientemente se ha llegado tipos de interés negativos, no es razonable pensar que puedan bajar MUCHO de 0.


    • Deflación no esperada:

    Efectos sobre la distribución de la renta:

    Grupos beneficiados por la deflación:
    1º: Los trabajadores que mantienen su puesto de trabajo, y aquellos con salarios fijos (funcionarios) y pensionista: aumenta su poder adquisitivo.
    2º: Ahorradores (sus ahorros cada vez pueden comprar más cosas).
    3º: Empresas exportadoras.

    Grupos perjudicados por la deflación:
    1º: Los trabajadores que, por la bajada de ventas de las empresas,  se quedan en paro.
    2º. Las empresas y el Estado, ya que los salarios son inflexibles a la baja. Cobran menos por los productos que venden (o ingresan menos impuestos) pero pagan los mismos salarios.
    3º: Los deudores (prestatarios), los que deben dinero, por ejemplo a los que se han endeudado para comprar un activo (un piso). Su activo vale cada vez menos, pero siguen debiendo el dinero. Es lo que está ocurriendo con el mercado inmobiliario en España.
    4º: Empresas importadoras.

    Efectos sobre la actividad económica: son los mismos que en el caso de la inflación: se altera la estructura de precios relativos, la asignación de recursos es menos eficiente, se genera incertidumbre que desalienta la inversión...

      

    Para leer más: ¿Es bueno o malo que los precios bajen?
    La inflación es como el colesterol: hay buena y mala.
    Yo quiero más deflación.


    Y una entrevista que nos aclara: La deflación: riesgos para consumidores y empresas.




    No hay comentarios: