viernes, 27 de mayo de 2016

Criterios para clasificar los mercados.

Uno de ellos es la intensidad de la competencia, la tensión con la que luchan las empresas. A veces con el único objetivo de desacreditar a la competencia. Como en este anuncio:




Por cierto, seguro que no sabes que hace años en EEUU  las escuelas e institutos públicos tenían contratos de derechos de distribución exclusiva de refrescos, de manera que había escuelas de Coca-cola y de Pepsi-cola... llenaban los centros de publicidad y a cambio subvencionan el comedor escolar, viajes de estudios, uniformes, pizarras digitales... Puedes leerlo aquí. Por ello hace años se prohibió su venta en los colegios, lo que ha demostrado ser insuficiente para combatir la obesidad infantil.




Para los que quieran leer más sobre los límites de la publicidad comparativa, lo tienes en la Ley General de Publicidad (artículo 6 bis).

1 comentario:

José dijo...

No obstante, el caso de Pepsi y Coca Cola es el paradigma de competencia estimulante. Cómo compitieron en servicios en vez de en coste y precios.

Lamentable cómo nos vendemos a las multinacionales...