miércoles, 19 de abril de 2017

13. 02. 3. El IRPF.


El IRPF es in impuesto directo, subjetivo y progresivo que grava la percepción de una renta (de las cuales la más importante es el salario, pero no la única) por parte de las personas. Vamos a analizar estas características:
  • Es un impuesto directo porque se paga directamente al Estado.
  • Es subjetivo porque tiene en cuenta las circunstancias personales y familiares de quien lo paga:  nivel de renta, tipo de contrato, lugar de residencia (parte está transferido a las CCAA), edad, nº de hijos, si tiene a su cargo a personas mayores, si se paga pensión a los hijos en el caso de parejas separadas, si se está pagando una hipoteca, si contribuye a ONGs... 

  • Y es progresivo porque se paga más a medida que percibimos un salario mayor. Los tipos se aplican de forma marginal a cada tramo, o sea, se aplica el tipo impositivo correspondiente sólo a la cantidad que supera del límite inferior.  Los tramos actualmente (2016) en España son los siguientes:


O sea, que por los primeros 12.450 € todo el mundo paga lo mismo, el 19 %. Los que ganan más, pagan el 24 % sólo de la cantidad que supera los 12.450 €, y así sucesivamente. Y todo ello, teniendo en cuenta que hay un mínimo exento, por el que no hay que tributar, que es el que se refleja en la siguiente tabla:


Puedes leer una explicación es este artículo.

El IRPF se paga anualmente, teniendo que hacer la declaración de la renta entre mayo y junio del año siguiente. Puede pedirse un borrador, con los datos de que dispone Hacienda, y luego ratificarlo.

Hay que señalar que las empresas ya hacen a sus trabajadores unas retenciones a cuenta del IRPF cada mes, por lo que, cuando el trabajador hace la declaración de a renta,  a veces sale "a devolver". En ese caso, lo que ocurre es que la empresa, que no conoce la situación particular de cada trabajador, retuvo más de la cuenta, y hacienda te devuelve la cantidad de dinero que la empresa te retuvo "de más". Por eso, según este artículo, sería mejor que saliera "a pagar". En este sentido, es muy interesante este artículo: ¿Cómo sería la declaración de la Renta si no hubiera retenciones? Lo más importante en mi opinión: seríamos más conscientes de los impuestos que pagamos quizá seríamos más exigentes con la calidad del servicio público que recibimos (y más críticos con el derroche...).

Tras la reciente subida, el IRPF en España se sitúa entre los más altos de Europa en todos los tramos:



Un ejemplo explicativo del IRPF:




Y en este otro vídeo, una explicación de la progresividad del IRPF:




Y más que progresividad: el impuesto negativo.

Una anotación: fíjate que al Estado le interesa que haya mucha gente trabajando, y cobrando sueldos más altos, porque así recauda más.

Un vídeo explicativo aquí.

No hay comentarios: