jueves, 4 de mayo de 2017

13. 08. ¿Por qué se producen los ciclos económicos?


Causas del ciclo económico: Desde tiempos ancestrales se han buscado las causas, algunas de las que se han barajado son muy originales:

  • Teoría de las manchas solares, que originan cambios climatológicos y que afectan a las cosechas.
  • Causas psicológicas; el optimismo o pesimismo de los dirigentes políticos.
  • Teoría del subconsumo: en épocas de prosperidad se acumulan bienes no necesarios, que luego no es necesario comprar cuando llega la recesión. Explicación que está incluida en la que se menciona al final del post, y que luego vamos a ampliar.
  • Las expectativas. Cuando pensamos que los precios  (o los intereses) van a subir, adelantamos las compras, y cuando pensamos que van a bajar, las retrasamos. Las empresas tienen más o menos trabajo (y contratan o despiden trabajadores) en función de ello.
  • Descubrimientos tecnológicos (telar mecánico, máquina de vapor, internet...) o catástrofes (naturales, guerras...), unido a otros como el precio de las materias primas...
  • Razones políticas (partidos en el poder).
  • Una causa frecuentemente ignorada pero muy importante según algunos autores: la demografía. Sin crecimiento demográfico, no puede sostenerse el crecimiento económico, ya que son las personas las que consumen. Y, a pesar de o que pueda pensarse, el crecimiento demográfico mundial se está desacelerando. Por eso este artículo dice que no se volverá a recuperar el crecimiento de años atrás.

Sin embargo, la razón más aceptada y que mejor explica, no solo las crisis, sino todas las fases del ciclo, es la aportada por la escuela austríaca o neoliberal, que relaciona muchas de las explicaciones anteriores:


Una economía de libre mercado debería de ser un sistema que se regula automáticamente, y los precios son señales que transmiten la información sobre la escasez relativa de los distintos bienes y servicios, y ayudan a los agentes económicos a tomar sus decisiones. Cuando un producto es escaso debe subir su precio, y esto ocurre en todos los mercados:  bienes (precio), trabajo (salario) o dinero (tipo de interés).

Por lo tanto, los tipos de interés regulan el ahorro (o la falta de él): cuando los tipos de interés son bajos, la gente ahorra menos y consume más (ya que lo que no ahorra, se lo gasta). Además, ahorrar significa sustituir consumo presente por consumo futuro, ya que el ahorro se utiliza para invertir y generar más posibilidades de consumo en el futuro, cuando la gente quiera aumentar de nuevo su consumo.

Pero es una condición natural del ser humano intentar mantener la situación de bienestar que se ha alcanzado. O lo que es lo mismo,  prolongar la fase de crecimiento de un ciclo económico y evitar las recesiones económicas y la caída de la producción. Para ello, los gobiernos disminuyen los tipos de interés aumentando la oferta monetaria. Esta reducción artificial en el interés alienta la inversión en proyectos que no hubieran sido rentables con el nivel natural de ahorro; se emprenden nuevos proyectos, se crean nuevos puestos de trabajo y todo ello sin reducirse el consumo presente, como sería el caso de un incremento en el deseo de ahorrar de los ciudadanos; se produce un alargamiento no sostenible de la estructura productiva, o sea, se genera un exceso de producción que debe ser absorbido. Cuanto mayor sea el exceso de producción, más se tardará en salir de la recesión. El exceso de producción, en España, es evidente, por ejemplo en el mercado inmobiliario. Hasta que no se absorba el exceso de viviendas  no se reactivará el sector. Tenemos a nuestro alrededor multitud de ejemplos (autopistas radiales, aeropuertos, la central de Castor...).

Sin las señales que coordinan la actividad económica, las decisiones de los agentes económicos serán erróneas y pueden provocar o agravar las crisis económicas. O sea, que el mero deseo de querer evitar los  ciclos económicos, los provoca, o al menos, los agrava.

En resumen, las personas (y los políticos) tienen incentivos para intentar mantener la calidad de vida que se ha alcanzado, y para ello se utilizan políticas fiscales y monetarias expansivas, para prolongar la fase de crecimiento, y eso hace que se afronten inversiones ineficientes. que lo único que consigue es que la recesión, cuando por fin llega, sea más profunda.  



Aunque no creerás que los economistas están de acuerdo, y es que la realidad les da razones para opinar de forma diferente: dos maneras diferentes de gestionar el ciclo: Islandia y Grecia:


No hay comentarios: